Inicio / Noticias / Los datos abiertos, una necesidad de la sociedad actual

Los datos abiertos, una necesidad de la sociedad actual

  • Fecha de publicación: 21 Marzo 2019
Versión para impresiónEnviar por correo
Ejemplos de datos abiertos en el mundo real, casos de uso y su impacto. (Foto: Tomada de opendatasoft.es).
Autor: 
Carlos Enrique del Porto Blanco / Fuente: Cubahora

En la sociedad contemporánea, móvil e hiperconectada, los datos vienen a ser como el fluido vital que la mantiene con vida, estos son generados por todas las instituciones y personas, algunos son evidentemente privados, como podría ser el resultado de una biopsia a un paciente o el plan de vuelo de un avión de combate, sin embargo, muchos otros deberían estar disponibles para todo aquel que desease consultarlos, por ejemplo: en qué se gastó el presupuesto de un municipio determinado o las posibles ubicaciones de una escuela a construir, esto permite que la gestión del gobierno sea transparente y que los ciudadanos estén bien informados. Sobre los datos abiertos (open data, en inglés) se comentará en esta entrega.

Un concepto de datos abiertos puede ser el siguiente: “Los datos abiertos son datos que pueden ser utilizados, reutilizados y redistribuidos libremente por cualquier persona, y que se encuentran sujetos, cuando más, al requerimiento de atribución y de compartirse de la misma manera en que aparecen”. El concepto datos abiertos es una filosofía y práctica que persigue que determinados tipos de datos estén disponibles de forma libre para todo el mundo, sin restricciones de derechos de autor, de patentes o de otros mecanismos de control. Tiene una ética similar a otros movimientos y comunidades abiertas, como el software libre, el código abierto (open source) y el acceso libre (open access)

Los elementos más importantes de esa definición serían:

  • Disponibilidad y acceso: la información debe estar disponible como un todo y a un costo razonable de reproducción, preferiblemente descargándola de internet. Además, la información debe estar disponible en una forma conveniente y modificable.
  • Reutilización y redistribución: los datos deben ser provistos bajo términos que permitan reutilizarlos y redistribuirlos e, incluso, integrarlos con otros conjuntos de datos.
  • Participación universal: todos deben poder utilizar, reutilizar y redistribuir la información. No debe haber discriminación alguna en términos de esfuerzo, personas o grupos. Restricciones “no comerciales” que prevendrían el uso comercial de los datos; o restricciones de uso para ciertos propósitos (por ejemplo, sólo para educación) no son permitidos.

Se consideran datos abiertos todos aquellos datos accesibles y reutilizables, sin exigencia de permisos específicos. Los datos abiertos están centrados en material no documental como información geográfica, el genoma, compuestos químicos, fórmulas matemáticas y científicas, datos médicos, biodiversidad y otros. Se trata de fuentes de datos que históricamente estuvieron bajo el control de organizaciones —públicas o privadas— y cuyo acceso ha estado restringido mediante limitaciones, licencias, copyright y patentes. Los partidarios de los datos abiertos argumentan que esas limitaciones van en contra del bien común y que esos datos tienen que ser puestos en disposición del público sin limitaciones de acceso, dado que se trata de información que pertenece a la sociedad —como el genoma— o que se generó u obtuvo por administraciones públicas financiadas por la ciudadanía; por ejemplo, información geográfica, cartográfica o meteorológica generada por organismos públicos. El 30 de septiembre de 2010 es una fecha importante para la historia de los datos abiertos: los Archivos Nacionales del Reino Unido liberaron una licencia gubernamental de reutilización de los datos generados por esa nación.

Una descripción representativa de la necesidad de datos abiertos es la que se cita a continuación: “Numerosos científicos subrayan la ironía de que precisamente en el momento histórico en el que se tienen tecnologías para permitir la disponibilidad y el proceso distribuido de datos científicos a nivel mundial, aumentando la colaboración e incrementando el ritmo y la profundidad del descubrimiento... se están confinando esos datos y vetando el uso de las pertinentes nuevas tecnologías sobre el conocimiento”.

El concepto de acceso abierto a datos científicos se estableció institucionalmente con la formación del sistema World Data Center, en preparación para el Año Geofísico Internacional de 1957-1958. El Consejo Internacional de Uniones Científicas (ahora Consejo Internacional para la Ciencia) supervisa varios Centros Mundiales de Datos con el mandato de minimizar el riesgo de pérdida de datos y maximizar el acceso a los datos. Si bien el movimiento de datos científicos abiertos es anterior a Internet, la disponibilidad de redes rápidas y ubicuas cambió significativamente el contexto de los datos científicos abiertos, ya que publicar u obtener datos se volvió mucho menos costoso y lento.

El Proyecto Genoma Humano fue una iniciativa importante que ejemplificó el poder de los datos abiertos. Se basó en los llamados Principios de Bermuda, estipulando que: “Toda la información sobre la secuencia genómica humana (...) debe estar disponible libremente y en el dominio público para alentar la investigación y el desarrollo y maximizar su beneficio para la sociedad”. Iniciativas más recientes, como el Consorcio de Genómica Estructural, ilustran que el enfoque de datos abiertos también puede utilizarse productivamente en el contexto de la I+D industrial.

En 2004, los ministros de Ciencia de las naciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) firmaron una declaración que establece que todos los datos de investigación financiados con fondos públicos deberían ponerse a disposición del público. Tras una solicitud y una intensa discusión con instituciones productoras de datos en los Estados miembros, la OCDE publicó en 2007 los Principios y Directrices de la OCDE para el Acceso a los Datos de Investigación de Financiamiento Público, como una recomendación de derecho indicativo.

Hay una variedad de argumentos diferentes para los datos abiertos en el gobierno. Algunos defensores sostienen que poner la información gubernamental a disposición del público como datos abiertos legibles mecánicamente puede facilitar la transparencia, la responsabilidad y la participación pública. Otros argumentan que la apertura de la información oficial puede apoyar la innovación tecnológica y el crecimiento económico, al permitir que terceros desarrollen nuevos tipos de aplicaciones y servicios digitales. Las mejores aplicaciones de gobierno abierto buscan empoderar a los ciudadanos, ayudar a las pequeñas empresas o crear valor. La apertura de los datos del gobierno puede contribuir a la mejora de la educación, de las políticas públicas y la construcción de herramientas para resolver problemas.

En el plano internacional, Naciones Unidas tiene un sitio web de datos abiertos que publica datos estadísticos de los Estados Miembros y los organismos de Naciones Unidas, y el Banco Mundial publicó una serie de datos estadísticos relativos a los países en desarrollo. La Comisión Europea creó dos portales para la Unión Europea: el Portal de datos abiertos de la UE, que brinda acceso a datos abiertos de las instituciones, organismos y otros órganos de la UE, y el portal PublicData, que proporciona conjuntos de datos de organismos públicos locales, regionales y nacionales en toda Europa. En octubre de 2015, la Alianza para el Gobierno Abierto lanzó la Carta Internacional de los Datos Abiertos, un conjunto de principios y mejores prácticas para la publicación de datos gubernamentales abiertos formalmente adoptados por diecisiete gobiernos de países, Estados y ciudades, durante su Cumbre Mundial en México.

Se pasará ahora a mencionar algunos casos de uso franceses: uno de los conjuntos de datos abiertos más llamativos visualmente son los Archivos del Planeta del Museo Albert Kahn. El departamento francés de Altos del Sena decidió publicar el archivo de más de 60 000 fotos de lugares de todo el mundo, tomadas hace más de un siglo.

En el portal de datos abiertos del departamento los usuarios pueden navegar a través de una galería y hacer clic en un mapa para descubrir las imágenes, eso permitió que el museo fuera capaz de construir un nuevo sitio web para exponer ese tesoro de una manera fácil de usar y aumentar por 10 veces el número de visitantes al sitio del museo; otro ejemplo es la ciudad francesa Issy-Les-Moulineaux que genera un conjunto de datos sobre la disponibilidad de plazas de parqueo en algunas de sus calles con datos de sensores en tiempo real. En esa misma ciudad se decidió publicar su presupuesto financiero en 2011 para aumentar la transparencia.

Se subieron los datos a su portal y crearon un sitio Web dedicado a ese fin, para presentar los datos de una manera fácil de usar, insertan los gráficos que venían del portal, garantizando que estos se sincronizaran con cada conjunto de datos, por lo que cuando los datos se actualizan cada año, los gráficos también cambian. Así la ciudad invirtió sólo una vez en el desarrollo de la página. Otro ejemplo es Rennes, una ciudad francesa de unos 200 000 habitantes cuyo proveedor de transporte público publicó la localización de los ómnibus en tiempo real en su portal de datos abiertos.

Evidentemente este paradigma se encuentra en ciernes en Cuba. Sin embargo hay dos factores a favor de su rápida expansión: uno es la voluntad política, el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros en todas sus intervenciones hace hincapié en la necesidad de acelerar el proceso de informatización y de la comunicación, las dos aristas que se imbrican en los Datos Abiertos y el otro es la existencia de los especialistas capaces de llevarlos a la práctica.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para probar que no es un robot.
Image CAPTCHA
Ingrese los caracteres mostrados en la imagen.

Otras Noticias